Parcela 12 » Ensayo de un lugar


Ensaio dun lugar

Preciado visitante:

El jardín que va a contemplar no tendría ningún sentido sin su presencia. Es un jardín que desea ser admirado, caminado… Un caminar hacia nosotros mismos, puesto que la intención que ha guiado nuestros pasos desde un primer momento fue dotado de una herramienta con la que poder –en la medida de los posible- descargar las presiones cotidianas que son un hecho real en nuestras vidas. Esta influencia positiva que nuestro jardín se propone ejercer se emparienta con el título en el sentido de que, con su ayuda, ensayaremos proyecta un espacio a instancias más elevadas y convertirlo así en un ente más rico y complejo que llamaremos lugar; lugar donde cada quien sabe que él y su jardín se necesitan.

Para la consecución de este fin, optamos por un mecanismo especulativo que incida, de una manera agradable en la toma de conciencia de las de las presiones desagradables, de manera que, en el ámbito técnico, esto se refleja metafóricamente por medio de unas pasarelas accesibles que (como copia de vida del caminante, son constantes posibilidades donde escoger),  atraviesan el jardín en el sentido del tránsito y se interna en las plantaciones para, finalmente, fundirse  con ellas, porque pensamos que esta fusión simboliza una de sus metas de la contemplación que sería ese maridaje entre realidad e imaginación. En este punto entra en juego la búsqueda personal a la que usted se verá impelido para, ascendiendo o descendiendo a las distintas cuotas formuladas, elegir el sitio desde donde la belleza del entrono le inspire más positivamente y el jardín se transforme, con su ayuda, en el lugar de conocimiento.

En este estado teóricamente ideal de estimulación de nuestros sentidos e imaginación,  de harmonía con la naturaleza y, a su vez, con nuestra propia naturaleza, de equilibrio entre realidad, jardín, entorno y sujeto, nos parece consecuentemente lógico el acto de aparición de un amor procedente de percepción de la belleza, noble, contemplativo y positivamente inspirador, dominado por la reflexión y equilibrado con la verdad, y por lo tanto digno precursor de un talante inspirador válido idealmente tanto para el ámbito personal como mismo para la creación artística: el hombre consciente de la realidad que se le impone y abierto a la inspiración imaginativa que produce la contemplación de la belleza natural o dicho más poéticamente: el jardín concebido finalmente como sueño del paisaje propia de cada visitante y como área del  placer para pensar.

Sería nuestro deseo que así fuese.
 

Carlos Arias

Carlos Arias  diseñador de jardines y jardinero.

Diseñamos todo tipo de espacios, pequeños o grandes, urbanos o rurales.

“Mi propósito es crear jardines que cumplan las expectativas de  aquellos  a quienes van destinados”.

Diseñador:  Carlos Arias.
Dirección estudio:
Labeaga 51. 20700 Urretxu.
Gipúzkoa.
España.
Contacto:
670 79 49 69 – 670 40 69 43

Mapa Festival de Xardíns 2013PensasueñosEl color que inspiraEncuentro entre naturaleza y realidadEncuentro del tesoroEl jardin del árbol de lágrimasAllariz, beleza natural + beleza construídaAllariz, ciudad verde Xardín das PíasTivezEl agua es vida, el agua viva BEEhaviourEnsayo de un lugar